Contraseñas de las cuentas

Es técnicamente imposible adivinar una cadena de caracteres aleatorios lo suficientemente larga. Teniendo en cuenta los medios actuales, se tardarían varios años y solo se dispondría de una cantidad limitada de intentos. También se ha demostrado que cuantos más límites tiene el usuario —además de ser una molestia—, más posibilidades existen de que utilice una contraseña débil o de que la anote para recordarla.

Por esta razón, la única limitación para crear una contraseña para SendinBlue es que cuente con, al menos, 8 caracteres.

Es su responsabilidad definir una contraseña que no sea fácil de adivinar, es decir, que no sea una contraseña típica («micontraseña», «1234567890», «qwerty1234», etc.), o a una combinación evidente (fecha de nacimiento, nombre de sus hijos, etc.). Por ejemplo, le recomendamos que utilice una concatenación de caracteres aleatoria cuya pronunciación pueda servirle para recordarla o, mejor aún, que utilice un gestor de contraseñas (Dashlane, Lastpass etc.). Estos últimos también le permitirán utilizar una contraseña diferente para cada servicio.

SendinBlue aplica un cifrado avanzado a las contraseñas antes de almacenarlas. Por lo tanto, es totalmente imposible que alguien que pudiera tener acceso a los datos, o a nuestros equipos, pueda verlas.